Niños/as con Lateralidad cruzada y problemas de aprendizaje; con ayuda las tareas escolares serán más fáciles y divertidas



Podemos definir la lateralidad como la consecuencia de la distribución de funciones que se establece entre los dos hemisferios cerebrales. De dicha distribución depende la utilización preferente de un lado o el otro del cuerpo (derecho o izquierdo) para ejecutar determinadas respuestas o acciones.
A su vez, los hemisferios presentan lateralización cortical, es decir, especialización en ciertas funciones cognitivas.

 
Tradicionalmente se ha asociado el hemisferio izquierdo con la zona que procesa de forma verbal, lógica, secuencial. Por su parte el hemisferio derecho es más intuitivo, menos racional, global, creativo, más capaz con las relaciones espaciales y el procesamiento simultáneo de la información.

Una lateralidad bien establecida es un factor facilitador de los diferentes aprendizajes (a partir de los 4-5 años), siendo un factor de riesgo en caso contrario.

Existen pruebas determinadas que nos facilitan la posibilidad de  determinar  en qué parte simétrica del  cuerpo  la que domina. Es importante  que un especialista las lleve a cabo para saber el tipo de dominancia cerebral posee el niño o niña.

Debemos  el tipo de preferencia que  tiene cada niño o niña, así nos encontramos con cuatro tipos de dominancia:

Dominancia Manual: Preferencia o mayor facilidad para utilizar una de las manos (derecha o izquierda) para ejecutar acciones como coger objetos o escribir
Dominancia Podal: Nos indica el pie dominante para efectuar acciones como chutar una pelota, mantenerse en pie con sólo una pierna, etc...

Dominancia Ocular: Aunque los dos ojos son necesarios para configurar una imagen correcta, hay uno que se prefiere para mirar por un catalejo o apuntar con una carabina, se trata del ojo dominante.

Dominancia Auditiva: Se refiere a la preferencia o tendencia a escuchar más por un oído que por el otro, por ejemplo, al coger un auricular, un teléfono móvil
 

Estudiando estas dominancias en el niño o adolescente podremos definir claramente cuando tenemos una lateralidad  homogénea,  lateralidad cruzada o incluso una lateralidad contraria.
 

Tipos de lateralidad Definición  
L. Homogénea Cuando mano, pie, ojo y oído ofrecen una dominancia en el mismo lado ya sea en el lado derecho (diestro) o izquierdo (zurdo).  

L Cruzada Cuando existe una lateralidad distinta de la manual para pies, ojos u oídos (por ejemplo mano derecha dominante con dominio del ojo izquierdo). En estos casos también se habla de “asimetría funcional”.
La lateralidad cruzada mano-ojo es  con frecuencia sinónimo de problemas en el aprendizaje, y concretamente  en los procesos de lectura y escritura.
 

L. Contraria Para expresar que el niño ha invertido en algún o algunos miembros su tendencia natural (por ejemplo niño zurdo que se le ha forzado ha aprendido a escribir con la derecha). Esta lateralidad también puede derivar en problemas escolares y de aprendizaje.

 


La dominancia lateral es a partir de los 4 o 5 años, cuando se empieza el aprendizaje formal y aprenden lectura y escritura cuando se hace evidente. Es ahora cuando el niño se va a encontrar con unos símbolos (letras y números) cuyas coordenadas espaciales y temporales le van a marcar su significado. Que el niño o niña sea capaz de controlar dichas coordenadas (espacio y tiempo en las letra y número) es lo que va a determinar una buena lectura y escritura.


Es a partir de la Educación Primaria cuando el niño con una lateralidad mal establecida puede presentar Dificultades de aprendizaje.( ver artículo: Dificultades de aprendizaje, si un niño no aprende con la forma que le enseñamos, entonces hay que enseñarle de la forma que él aprende)


 
 

Artesana de ilusiones os ha elaborado una  tabla resumen con los síntomas de una lateralidad cruzada y  como  afecta al aprendizaje.



Dificultades
Evidencias escolares
Síntomas psicológicos:
Dificultad en la automatización de
ü       la lectura,

ü       el cálculo.
Lee muy lento y con pausas.
Se pierde a menudo. Falta de ritmo.
Dificultad de
ü       Atención.
ü       Se distrae con facilidad.
ü       Hiperactividad.
ü       Problemas en organizar adecuadamente el espacio y el tiempo.
ü       Dificultades en la ordenación de la información codificada.
ü       Confusiones derecha-izquierda que le dificultan la comprensión de la decena, centena.
ü        Confusión entre la suma y la resta o la multiplicación y la división.
ü       También de sílabas directas e inversas.
ü       Desmotivación.
ü       Escaso o nulo interés en algunas actividades.
ü       Torpeza psicomotriz.
ü       Confusión para situarse a derecha o izquierda a partir del eje medio corporal.
ü       Mejor nivel de comprensión de las explicaciones verbales que de las tareas escritas
ü       . Preferencia por el cálculo mental que el escrito.
ü       Mayor facilidad para dar explicaciones verbales que para realizar trabajos escritos.
Según el perfil del niño puede manifestarse .
ü       inhibición,
ü       irritabilidad,
ü       desesperanza,
ü       reacciones desmedidas, etc..
ü       Lento de reacción. Escaso de reflejos inmediatos delante ciertas actividades manuales.
ü       disgrafía,
ü       dislexia,
ü       discalculia.
ü       También dislalias
ü        expresar lo contrario de lo que piensa.
ü       Baja autoestima
ü       Inversiones en el ordenamiento gráfico y lector.
ü       Escribe letras y números en forma invertida, como reflejadas en un espejo
ü       Incapacidad para concentrarse en una única tarea durante un espacio de tiempo determinado.

 

Artesana de ilusiones trabaja con niños y adolescentes detectando y evaluando  la lateralidad, esta  suele evaluarse a partir de los 5/6 años, coincidiendo con los primeros aprendizajes que precisan de códigos escritos.


Debemos tener en cuenta que a estas edades la lateralidad probablemente aún está en construcción y es normal encontrar datos contradictorios. El fin de la evaluación debe ser intentar descifrar la lateralidad natural del niño para corregir a tiempo si se detectan cruzamientos.

El problema no es ser diestro o zurdo sino que las diferentes dominancias estén organizadas en el mismo lado, especialmente en lo que se refiere a la mano, ojo y pie.

Además, en caso de detectarse una lateralidad cruzada o contraria será bueno trabajar las dificultades encontradas para que el niño, niña o adolescente pase su etapa escolar de forma satisfactoria.


 Ana Isabel González
Psicóloga  en Salamanca y  OnLine
629 503 409



Artesana de Ilusiones "La mayor ilusiones es... seguir teniendo Ilusiones"

2 comentarios: